martes, 3 de junio de 2014

Como pasarte al Mundo Bio y no morir en el intento II

Hola!!!

Como lo prometido es deuda hoy os traigo la continuación de Como pasarte al Mundo Bio y no morir en el intento.




La semana pasada en la primera parte os contaba sobre mi experiencia personal a la hora de tomar la decisión de cambiar mi vida y como fue encaminándose al Mundo Bio y a la Alimentación Ecológica y Cosmética Bio en particular.

Recordad que solo se trata de mi experiencia tan buena o válida como cualquier otra. 

A pesar de sentir la llamada de lo vivo (como si fuera Baloo en El Libro de la Selva buscando "lo más vital"), seguí perdida y confusa conmigo misma ya que algo en mí no era coherente. Mis pensamientos, sentimientos y elecciones no iban en la misma dirección y eso me hizo buscar algo que unificara todo.

Y es que generalmente lo más sencillo suele ser una solución maravillosa.

Y ya que quería acercarme a lo BIO, lo VIVO, porqué hacerlo desde fuera y no hacerlo desde dentro??? Como dice Vandana Shiva una filósofa y escritora hindi:


"Los árboles y las plantas son nuestros aliados. 
Seremos libres si aprendemos de ellos."


Pues no le dí más rodeos y me metí de lleno en todo el mundillo eco-natural.


El Maravilloso Mundo de los Productos Eco-Naturales.

Cuando tienes interés en tu salud y en el equilibrio con la Naturaleza es casi inevitable empezar a informarte de los materiales e ingredientes que tienen tus productos, para que sean lo más naturales y reciclables posibles y para que el impacto en el ecosistema sea mínimo. Por supuesto que no testen en animales y que sean "cruelty free" de lo que hablaré en otro post más adelante.


Aquí encontraremos productos de muchos tipos, como por ejemplo, cosméticos, productos de limpieza de la casa, detergentes, materiales de construcción, tejidos y vestimenta,...

La Cosmética Bio aparece en tu vida, cuando unes tu interés por la salud con la belleza y el amor, conciencia y respeto por lo Vivo, por lo que late. De esta manera finalmente me enamoró y acabé creando Eywanatura

Y con el corazón latiéndome en los oídos y una sonrisa de oreja a oreja encontré la forma de integrar mis pensamientos, mis emociones y mis elecciones para que trabajaran juntos en armonía y en una misma dirección. Porque no hay nada más importante que todo tu ser trabaje para el mismo propósito.

Así que me adentré en ese Mundo BIO, desde dentro descubriendo toda una verdad que suele pasar desapercibida a pesar de ser obvia, porque confiamos en que lo que se nos ofrece es lo apropiado, porque no nos hacemos preguntas o porque nos conformamos con cualquier respuesta. 

La alimentación natural y ecológica era otro paso razonable y coherente en este cambio. Cuidar aquello que comía, de lo que me alimentaba cada día para asegurarme que era lo más saludable y seguro posible. Y creedme si os digo que este PASO VERDE me ayudó a cambiar mi vida de mil formas que jamás hubiera podido imaginar.

Bien, ya sabemos que queremos dar el paso, y cómo lo damos??? 


Consejos sobre dónde comprar, qué comprar, y en qué orden hacerlo para que nuestro bolsillo lo integre.

Se dice, "eres lo que comes" y es que es cierto que lo que comemos pasa a ser parte de nuestro ser. Mediante la digestión lo convertimos en nosotros, nuestro organismo, nuestros huesos, órganos, piel. 

Y la calidad del alimento que tomamos es importante???? Pues rotundamente sí!! Hace que esa parte de tu ser, sea de mayor o de menor calidad y que resista mejor o peor las enfermedades, los embistes del tiempo, de la contaminación, los tóxicos,... y que realice con mayor o peor eficacia todas sus funciones. 

No os parece fundamental comer alimentos de la mejor calidad posible???


Y "mejor calidad" no necesariamente es "precio más elevado", aunque suele ser lo que más nos vamos a encontrar, pero como recordaréis las que leísteis el post de hace un par de semanas sobre Alimentación Ecológica, sí o no??, muchas veces (yo me atrevería a afirmar que más de la mitad de las veces) depende de donde compremos.

Os dí unos ejemplos de tipos de centros donde podemos encontrar alimentación y otros productos procedentes de la agricultura y ganadería ecológicas: pequeños comercios especializados, algunas herboristerías, huertas bio, ferias bio, mercados locales, cooperativas de consumidores,...

Buscad y elegid alguna de estas que os pille cerca (recuerda lo de consumir local, si es posible) o que os guste y os de buena impresión (sí, por qué no, hacedle también caso a la intuición, que de tanto verde también se va despertando, ahí lo dejo...).


Así podéis entrar en contacto con los productos Bio que queréis llevaros a casa.

Cuando lleguemos a la tienda, nos volveremos locas con la cantidad de opciones, olores, formas y colores y nos horrorizaremos con los precios que nos podemos llegar a encontrar.

Si no habéis echado a correr porque realmente os importa empezar una alimentación más sana, segura y nutritiva, tenemos básicamente dos opciones a la hora de elegir los productos ecológicos que vamos a comprar:

A) Comprarlos todos, (o casi todos) lo que solo es posible para bolsillos afortunados más pudientes o para aquellas que quieran iniciar una nueva vida de forma más radical.(Que conste que hablo de la primera vez que llegamos a nuestra tiendecita eco, no de cuando tenemos la costumbre de comprarlo todo en ella). 

B) Comprar unas pocas cosas cada vez e integrarlas en nuestra alimentación habitual y en nuestra vida. 

Personalmente recomiendo la Opción B) ya que así nos acostumbraremos, seremos más conscientes de las infinitas posibilidades, y el bolsillo y nuestro organismo se irán adaptando poco a poco. Además, el cambio al ser más lento es también más saludable y se asimila mejor.

Y por donde empezar??? Si fuera más papista que el Papa os diría que todo es fundamental y que todo es importante, pero lo más aconsejable sería empezar por los alimentos frescos, e ir integrando poco a poco los demás. 

El órden de compra de los alimentos que yo establecería sería el siguiente:

(Recordad que es mi experiencia. Revisad la lista y elegid el orden que os resulte más cómodo o apetecible).

1.- Fruta y Verdura (alimentos frescos básicos). Bienvenidos, tomates, melocotones, calabazas, fresas,...!!! Recupera lo fresco y devuelve el sabor y los nutrientes a tu vida!!! Empezando la compra Bio por los frescos evitamos la mayor parte de herbicidas, pesticidas, insecticidas, hormonas, medicamentos y otros químicos de síntesis nada deseables, que utilizan en la agricultura convencional y que no encontraréis ni gota en la agricultura ecológica. Podrás comerte las frutas y hortalizas directamente con piel al no llevar rastro esas cochinadas. Os sorprenderá que os diga que los precios no son tan diferentes a los que podemos encontrarnos en cualquier frutería especializada. De hecho en muchas ocasiones mi lechuguita ecológica ha sido más económica que la comprada en el hiper (alucinante!). De todas maneras lo mejor es siempre comprar al peso y llevarte solo lo que necesitas y de esa forma controlarás mejor el presupuesto. Entre los productos frescos encontraréis una oferta enorme de alimentos de procedencia local y de temporada



Unos tomatitos ecológicos de variedad local.

Pintaza de los tomates ecológicos locales. Estaban buenísimos!!


Un puñadito de albaricoques ecológicos recién traídos.

2.- Cereales, legumbres, pastas,... Os recomiendo perder el miedo a lo diferente y probar cereales diferentes como la espelta, el kamut, la quinoa, el mijo,... Aquí nos vamos a encontrar siempre con un origen BIO o procedente de la agricultura ecológica y "of course" libres de mis odiados transgénicos!!! Los cereales integrales bio están libres de marranadas tóxicas así que podéis disfrutarlos con total seguridad.



Arroz integral (arriba), rojo (derecha) y blanco redondo (abajo).
 Encontraréis muchas más pero estas son las que
consumimos habitualmente en casa.

Un pequeño ejemplo de algunas de las muchas variedades
de cereales y legumbres que os animo a que probéis.

3.- Huevos ecológicos. Para las que no lo sepáis, las gallinas criadas de forma ecológica son aquellas que están en semi-libertad, que se mueven a sus anchas dentro del gallinero y que son alimentadas con pienso ecológico. Si enferman no son tratadas con medicamentos sintéticos. Los huevos ecológicos los vamos a identificar con el número 0 (código de la unión europea que identifica la forma de cría) imprimido en la cáscara del huevo. Aunque si los compráis directamente a una granja ecológica puede que no encontréis siempre el cero  y en su lugar tengáis la fecha de puesta. Preguntad siempre ante la duda. El sabor, que os voy a decir yo, no tiene comparación!!!

4.- Carnes y pescados. Aquí yo no puedo ayudaros mucho ya que no consumo carne, pero sí tengo que admitir que por lo que veo los precios suben mucho. Sin embargo tengo que recordaros que son carnes de un animalito que no llevan hormonas, medicamentos de síntesis, tratamientos químicos, conservantes,... y que ha vivido habitualmente en semi-libertad. Por no hablar de que aunque no os lo creáis y os pueda sonar a risa, las emociones del animal también se quedan grabadas e imprimidas en su carne y al final todo se viene con nosotros al plato. Así que yo no sé vosotras, pero yo preferiría huir de las malas vibraciones. Yuyu!! Un consejo, si os cuesta mucho, muchísimo, dar el paso a la carne bio, probar empezando por una carnicería tradicional buscando buenas piezas.

5.- Frutos secos. Fundamentales en la dieta, ricos en ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales, muy nutritivos y unos aliados perfectos para nuestra piel. No encontraréis ni rastro de transgénicos. Un consejo: comprad al peso porque será más económico, y mejor aún si los frutos secos no están pelados.

Almendras, anacardos, pasas, arándanos,...


6.- Lácteos. Personalmente es una de mis luchas. Dejé de consumir leche hace ya muchos años y me sentó estupendamente (a la piel sobre todo), pero el queso curado,....ains el queso!! es una de mis perdiciones!! Para los amantes del queso, porque también es carillo: al principio comprar un queso de buena calidad, elaborado de forma artesanal, aunque no sea bio, y poco a poco comprar el ecológico. El sabor de un buen queso es impresionante!!! Quién es capaz de negármelo?? 

7.- Subproductos vegetales (solo para vegetarianos o para atrevidas y curiosas) como el tofu, el seitán, tempeh, hamburguesas o salchichas vegetales,...

8.- Cosmética Bio o eco-natural. Porque nuestra piel y nuestra salud se merece productos sanos y limpitos, que nos aporten todos los beneficios de los aceites vegetales y mantecas y ceras bio y toda la tranquilidad de que se trata de productos inocuos para nosotras y para nuestra familia.

Algunos de los productos bio y eco-naturales
que podéis encontrar en la tienda online.


9.- Otros productos sostenibles, biodegradables y más saludables fundamentales para nuestro entorno y nuestro día a día como l los detergentes para la ropa, lavavajillas, jabones y limpiadores para la casa, artículos para el baño, artículos de jardinería,... 

Y qué efectos tuvo la Alimentación Ecológica???

Tal vez os preguntéis qué noté cuando me pasé a la alimentación ecológica. 

Como todo hay que dejar pasar un poco de tiempo para apreciar diferencias, pero lo más importante, es que mis digestiones mejoraron muchísimo y mi sistema inmunitario se reforzó. Esto lo supongo teniendo en cuenta que no he vuelto a pisar un médico en más de 8 años. Mi marido por ejemplo recuperó la salud de su hígado en el primer año.

Una de las cosas que ha notado más el cambio a una alimentación eco ha sido la piel.
  • Se ha estabilizado y normalizado, la secreción se ha regulado y de forma natural se ha vuelto menos grasa (amén de que el metabolismo y la piel también nos cambia con el tiempo). 
  • Está más uniforme. Las frutas, verduras y frutos secos son un elixir de salud y belleza, no dudéis en convertirlos en vuestros aliados.
  • Ha mejorado el tono, y el color, ya que hace unos años era más pálido.
  • Se regenera más rápidamente de forma natural.
  • Se han reducido las ojeras!!! Eso look "mapache" que me traía de cabeza casi ha desaparecido.
  • Está más suave y elástica.

Para mí ha sido muy importante conocer y escuchar a mi propia piel y ver porque reacciona de una determinada manera, porque no todo es la comida. 

Es decir, no sólo la alimentación interviene en el aspecto de nuestra piel. Influye poderosamente, el agua, el sueño, el estrés y nerviosismo, nuestras hormonas, la contaminación,... De todo ello hablaré en otros posts porque son todos fundamentales.


Bueno, ya he vuelto a enrollarme como las persianas y no quiero extenderme demasiado así que vamos a dejarlo por hoy. 

Se me han quedado mil cosas en el tintero, pero si queréis puedo hacer alguna entrada de alguno de estos puntos en detalle, qué os parece??? Me lo comentáis por aquí debajo, vale?


Cuál es vuestra experiencia con el consumo Bio??? 
Coméis ecológico??? Como integrasteis los alimentos en vuestra cesta de la compra???

Ya sabéis que si os ha gustado y no queréis perderos ninguna entrada podéis suscribiros en el link que encontraréis arriba a la derecha ;) y recibiréis las entradas directamente en vuestro correo electrónico para que las leáis y releáis cuando queráis.

Espero que os haya parecido interesante el post y que lo hayáis disfrutado tanto leyendo como yo escribiéndolo!!!

Un abrazo Bio,

Elisa

4 comentarios:

  1. ¡Me ha encantado el post! Está muy completo y todo muy bien explicado.
    Personalmente mezclo productos eco con otros que no lo son, aunque casi casi todo lo que tengo por casa es eco. Sobre todo me aseguro que los lácteos y los productos de origen animal lo sean (para evitar antibióticos, hormonas y el mal trato o abuso que sufren), uso productos con bajo o ningún contenido en gluten, como tu comentas: espelta, kamut, quinoa... Y estos son eco siempre y después parte de las frutas y verduras las compro localmente a personas que envían a casa de sus campos y que no utilizan pesticidas. Digo parte, porque combino con frutas que no son locales y que no encuentro aquí (como el mango, sin el que no puedo vivir!!).
    Se nota la diferencia, tanto por dentro como por fuera y todo sabe mucho mejor. Te sientes con más energía y la piel mejora muchísimo (y todavía más, si usas cosmética ecológica).
    Por cierto, en la tienda tienes un protector solar al que le he echado el ojo para este verano. ¡Por fin encuentro uno sin ingredientes dañinos! :D

    ¡¡Un beso y feliz día!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapetona :)
      Muchas gracias!!! He intentado hacerlo de forma que la gente le pierda el miedo al Mundo Bio y que se desmitifique la alimentación ecológica y consumo biológico como algo exclusivo y prohibitivo. Nuestra Salud y un Consumo más Responsable está en nuestras manos!!!
      Pues ya estoy preparando un post de solares!!! Que el veranito está al caer, aunque parece que se resiste por estos lares...
      Muchísimas gracias por compartir tu experiencia que enriquece un montón, por pasarte por aquí y dejar tu comentario. De verdad, me ha encantado leerte por aquí :)
      Un besote!!

      Eliminar
  2. Hola, Elisa. Qué post más interesante para hacer que todo el que no lo conozca se adentre en el mundo bio y sepa que hay muchas cosas por descubrir.. Eres una auténtica inspiración ;)
    Mi caso fue al revés que el tuyo, yo primero me hice vegetariana por unos amigos que conocí en Granada (una ciudad que en ese tema siempre ha estado a la vanguardia en Andalucía, aunque ahora ya puedes encontrar en casi todas partes) y poco a poco me fui introduciendo en los productos ecológicos, gracias a una tienda estupenda que conocí por aquel entonces y que por desgracia ya no existe (y en la que entre otras delicatessen probé horchata ecológica casera y supe a lo que realmente sabe la horchata). Todavía recuerdo los viajes acarreando bolsas hasta mi casa, porque al principio me pillaba un poco lejos (imagínate las miradas de mis compañeros de piso). Ahora consumo prácticamente todo ecológico, salvo lo que compra mi pareja en grandes superficies, y también tengo ahora cosas de limpieza porque ya no soporto el olor de los limpiadores convencionales. El sabor, nada que ver (el mejor ejemplo: las naranjas, no he vuelto a consumir de las "normales", madre mía, qué diferencia)
    Como me encanta experimentar, he probado todo eso que mencionas (y las frutas exóticas que de vez en cuando traen en la tienda donde voy, es lo bueno de tener cerca Almuñécar y Motril :) ) y está todo muy rico y se pueden hacer platos muy buenos (aunque te confieso que yo no soy de cocina elaborada, me gusta notar el sabor característico de todo y el aliño justo). Otra cosa que descubrí al entrar en este mundillo es el sabor tan especial que tiene cada alimento: apio, brócoli, hinojo, berenjena,,, hasta el calabacín y el nabo que parecen tan "sosos".
    La cosmética ecológica ha sido mi más reciente descubrimiento, porque aunque llevo años comprándome todas las cosas en los herbolarios, me he quedado un poco de piedra al leer el INCI de algunas de las marcas que se venden en ellos y que supuestamente no incluyen nada perjudicial. Así que ahora me leo los INCIs de arriba abajo, je, je, je :)
    Y ya ha caído un labial de tu tienda, no podía esperar, y el eye liner (y la máscara porque no había negra, que si no ;) ). Ya te contaré, que me estoy enrollando como una persiana. Besos, guapa, y sigue así

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen!!!
      Cuanto me alegra que te haya gustado.
      A mí me ha encantado leer tu experiencia :) :) :) Como empezaste, cual fue tu motivación, qué consumes eco,... Ha sido todo un regalo. Muchísimas gracias. Así muschas otras verán qué no hay color entre consumir eco y no eco, y que cuando entras en el Mundo BIO ya no quieres salir ;)
      Por cierto tengo pendiente volver a Granada, que me enamoró hace muchos años!!
      Un beso guapa y ya me contarás qué tal con tu Bombshell!!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...