lunes, 5 de mayo de 2014

Consumo Local y de Temporada.



Y siguiendo con la serie de entradas a favor del Consumo Responsable hoy os hablo de una de las cosas más importantes y de las más sencillas de llevar a cabo: la alimentación basada en alimentos locales. Y es que alimentarnos de productos locales es bueno para todos!!


Consumir local como decimos es consumir "de la tierra" de dónde somos, dónde vivimos y hacemos vida. En la alimentación local consumimos los más cercanos, los propios y apropiados, aquellos que han crecido en zonas próximas a donde estamos.


Vemos por qué es importante??




1. Activamos la economía local y fomentamos la Cultura basada en la Tradición.

A mí me encanta  ir a los mercadillos medievales y dejarme llevar por el festival de colores, olores y formas, picoteando de un puesto a otro embelesada con lo especiales que me parecen todos y cada uno. En algunos incluso podemos ir viendo como elaboran los productos, como los fabrican a la antigua,...

Algo parecido ocurre cuando son productos artesanales típicos, como el cuero, el vidrio, los tejidos,... Llevan historia, suelen ser únicos y esto les da un toque muy especial.

En los alimentos no hace falta que tengan el sello de "denominación de origen" basta con que sepas que se tratan de productos que se han producido, o elaborado en la tierra donde vives, con elementos "de la tierra".

Además damos vida a estos artesanos, que lo que hacen, lo hacen muy bien y les damos un empujoncito mientras reactivamos la economía local y su tradición. Esto ya lo vimos en el post en el que apoyábamos al Pequeño Comercio.

Pero esto va mucho más allá de un esfuerzo para reactivar la economía de la zona y de la lucha entre qué croquetas están más ricas. Aunque tenga su gracia y su importante beneficio económico como hemos visto, el consumo de alimentos locales es fundamental desde un punto de vista saludable y verde.


2. Alimentos más sostenibles.

No hace falta que consumas alcachofas de Sudáfrica si vives en Navarra. Las navarras serán las mejores para tí.  Lo mejor es siempre que te alimentes de aquello que tienes más cerca de ti y que crece en "tu tierra".

Cuando consumimos productos de origen local, suelen venir de huertas, campos y granjas de los alrededores. No han viajado por medio mundo para llegar a nuestro plato, dejando una huella y un impacto en el Medio Ambiente de la que no somos conscientes.

Incluso el vino y el aceite "tipical Spanish" muchas veces se consume de países lejanos y esto es una pena.

No es necesario alimentarnos de "alimentos viajeros". Mejor contribuir a los de procedencia local y de kilómetro cero. Menos gasto de CO2 en transporte, menor impacto en el efecto invernadero, menos cantidad de conservantes (si no tiene conservantes mejor, que mejor) para mantener sus propiedades y buen aspecto durante más tiempo, menos embalajes innecesarios,...

Y si el alimento ha salido de la tierra, de forma tradicional, pues aún es más sostenible. La producción de frutas y verduras siempre serán más sostenibles que la de carnes y lácteos.


3. Alimentación más afín con nosotros.

Ya he dicho muchas veces que tal y como enseña "El Libro de la Selva", Mamá Naturaleza te lo da... En cada lugar se da de forma natural lo que de verdad necesitas.

Nos hemos acostumbrado a ver la perfección en la solución complicada y exclusiva de lo que viene de lejos. Tal vez sea por exotismo, o porque lo que viene de lejos mola más, o porque parece que nada bueno podemos aprender de lo que crece a nuestros pies. Y nada puede estar más lejos de la verdad.

Para cualquier necesidad que podamos tener, en nuestros alrededores siempre tendremos la solución perfecta y exacta para ella. Solo hace falta aprender a consumir de otra forma y a interesarnos por las maravillas que tenemos a nuestro lado. Y esto vale para cualquier persona viva donde viva. Que observe su propia naturaleza y lo que tiene a su alcance en cada estación.

Hemos crecido adaptados a unas condiciones climatológicas muy concretas. Igual que la naturaleza que nos rodea, que ha crecido en la misma tierra, bebido el mismo agua y pasado la misma sed. Esta naturaleza nos ayuda a readaptarnos y superarlas las dificultades cuando el clima es más extremo o cuando estamos un poco pachuchos.

Se trata siempre de alimentos mejor adaptados a tu entorno que te aportan precisamente la adaptabilidad que necesitas para superar el crudo invierno o refrescar tu verano.

Dando una vuelta de tuerca más aquí añadiré que además consumir alimentos de procedencia local, que sean de temporada.

Y esto tiene mucho sentido, os pongo un ejemplo.

En el crudo invierno de mi tierra, en los meses más fríos, crece en la tierra la col, repollo o berza, una hortaliza rica en vitaminas A y C, Calcio y fibra. Está perfectamente adaptada a las potentes heladas y sobrevive como ninguna. Creéis que es casualidad que justo en esa época en la que le frío te cala los huesos se consuma la col??

Si ella sobrevive a las más bajas temperaturas, de alguna manera nos confiere su capacidad para hacerlo nosotros cuando nos la comemos. Nos pasa la información para poder hacerlo, en ese lugar ("de la tierra") y en ese momento y clima ("de temporada"). Ya sabéis Mamá Naturaleza te lo da.

Por lo que más allá de la calidad del alimento también será importante tener en cuenta la calidad de la información que lleva para nosotros.


"Allí donde fueres, haz lo que vieres" 
Un ejemplo de adaptación a la tierra mediante la alimentación.

Es un poco más complicado cuando viajamos. Si el viaje es cortito, es fácil que no nos siente bien la comida de otra zona si esa es muy distinta a la nuestra, pero tampoco tenemos la necesidad de adaptarnos realmente. Cuando vuelves a casa nuestra alimentación perfecta (perfecta para nosotros) nos estará esperando.

Otra cosas bien distinta es cuando has cambiado tu lugar de residencia y debes adaptarte a esta nueva tierra que es muy diferente a todo lo que conoces. A veces la comida de la zona no termina de sentarnos bien, es lógico, no un problema de salud. Puede que no encontremos los alimentos a los que estamos acostumbrados o peor aún, cuando lo encontramos, no se parecen a lo que estábamos buscando.

En estos casos, paciencia. Y lo mejor, poco a poco ir integrando la nueva alimentación, que siempre nos ayudará a adaptarnos y de alguna manera a entender la nueva tierra. Todo cambio necesita tiempo.



Como veis hay un montón de motivos por los que consumir productos de procedencia local.

Es sobre todo una forma realista de favorecer nuestro entorno y adaptarnos a él de manera más equilibrada y de luchar por ese mundo pacífico y sostenible.

No esperes a ver qué es lo que otros pueden hacer por ti para mejorar tu mundo. Pregúntate qué es lo que puedes hacer tú, por atraer lo que deseas, tus sueños, la realidad de un Mundo Mejor para todos. Utiliza el consumo como herramienta para atraer ese Mundo Mejor, consume de forma Resoponsable & Sostenible.

Si te ha gustado suscríbete y no te pierdas nuestros #MartesVerdes, ya que cada martes es un día que alzamos el puño por ese Mundo Mejor, un día que despertamos conciencias, hablamos con el corazón en la mano y consumimos con la cabeza...

Un abrazo,

Elisa


1 comentario:

  1. Nos quedamos con la frase "Allí donde fueres, haz lo que vieres", muy aplicable a la gastronomía y la alimentación de cada región.

    Estaremos atentos al próximo #MartesVerdes

    #BeLocal

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...